21 de noviembre de 2022

Amigos del Siervo de Dios Ángel de Almadén, Una vez más y llegada la fecha del día 21 de noviembre, evocamos aquella madrugada del 21 de septiembre de 1936 en la que el furor anticristiano que se había adueñado de España, asesinaba a un grupo de personas entre las que se encontraba el Sacerdote Coadjutor de la Parroquia de Almadén, Ángel Muñoz de Morales Sánchez Cano. No había mediado juicio alguno ni se habían formalizado acusaciones. El Padre Ángel, nacido en Daimiel, tenía 25 años, había cumplido tres años de sacerdocio y para cumplir su misión se había trasladado a vivir a Almadén con su madre, viuda, y tres hermanos menores de edad. Evocamos en este recuerdo la oración del sacerdote en la que perdonaba a los que se disponían a disparar sus armas contra él instantes antes de que se rompiese el silencio de la noche con la explosión de los disparos. Con nuestro recuerdo pedimos al Señor que jamás vuelvan a producirse hechos semejantes como aquel, que el Padre Ángel interceda por nuestras familias y en especial por las de Almadén y su comarca y deseamos también que, a Él y sus 99 compañeros mártires de la Diócesis, llegue pronto el reconocimiento de la Iglesia con la proclamación de su Beatificación. ¡Señor, haz que sus nombres aparezcan en la gloria de los santos para que iluminen con su ejemplo la vida y entrega de todos los cristianos!  

Un cordial saludo en el recuerdo y gratitud a Ángel y sus 99 compañeros de la Diócesis de Ciudad Real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *