21 de enero de 2022

Queridos Amigos del Siervo de Dios Ángel Muñoz de Morales Sánchez Cano, Como ya es norma, otra fecha mensual viene a recordarnos el sacrificio del Padre Ángel que entregó su vida en testimonio de su fe en Cristo y de su Iglesia. En este mes de enero se cumple además el 88 aniversario de su incorporación como Coadjutor a la Parroquia de Almadén para ejercer su ministerio sacerdotal. No se había cumplido un mes desde que el 24 de diciembre anterior el Obispo de la Diócesis el Beato Don Narciso Estenaga, también Mártir, le consagrara sacerdote. Así que en el breve plazo de un mes el nuevo Cura emprendió con su familia, su madre, viuda, y tres hermanos menores de edad, el traslado desde su vivienda en Ciudad Real a un nuevo domicilio en Almaden. Con el traslado se avivaría, si cabe, la ilusión y la santa impaciencia del nuevo Sacerdote por dar comienzo a su tarea evangelizadora. No sabía que al cabo de dos años y medio cumpliría con el grado máximo de entrega, su propia vida, culminando de ese modo su vocación. Por cierto, que otro mes habría de separación entre la muerte en martirio de Don Narciso, el Obispo, el 21 de agosto de 1936, y el del Padre Ángel, 21 de septiembre de 1936.   
Para ellos y para los otros 99 mártires de la Diócesis de Ciudad Real, en la Causa que se sigue en Roma, nuestra gratitud por el ejemplo que nos dan de firmeza en la fe, en la esperanza y en el testimonio de su caridad y al Beato Don Narciso que interceda para que por los méritos de su sangre derramada alcancemos a ver la glorificación de todos ellos en un plazo breve.  Un cordial saludo 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.