21 de julio de 2023

Queridos amigos del Siervo de Dios Ángel de Almadén, En estos días del mes de julio de 1936 se recrudecía en España la persecución de católicos de diferentes dignidades, Obispos, sacerdotes diocesanos, religiosos y religiosas, seminaristas y laicos simples creyentes. Todo se inició en 1934 en un pueblo del Principado de Asturias donde los trabajadores de una mina de carbón asaltaron un Colegio y asesinaron a unos sacerdotes y seglares católicos que no habían hecho otra cosa que predicar el Evangelio. Hace 87 años podemos imaginar como llegaban a Almadén las noticias del furor anticristiano que pretendía borrar la huella de Cristo que permanecía en España  desde el siglo l. Y podemos también imaginar el temple y el ánimo de los sacerdotes de Almadén en aquellos días amenazados por las noticias que les llegaban de otros lugares cercanos, de Puertollano y de la propia capital Ciudad Real. El drama iniciado en aquellos primeros días de julio se consumó el 21 de septiembre para el joven sacerdote Ángel Muñoz de Morales Sánchez Cano, coadjutor de la Parroquia de Almadén, donde había iniciado su carrera de sacerdote y y que sería asesinado sin juicio, sin acusación alguna, solo por el hecho de ser sacerdote de Cristo. Tenía 25 años. Era de Daimiel, y vivía con su madre, viuda y tres hermanos menores de edad. Con otros 74 sacerdotes, una religiosa y 24 seglares forma la corona de mártires de la Diócesis de Ciudad Real cuya causa de beatificación se estudia en el Vaticano. Amigos, pidamos al Señor nos conceda la gracia de su beatificación y que el ejemplo de sus vidas y martirio oriente y sea guía  de nuestra vida cristiana. Un cordial saludo en el recuerdo del Mártir Siervo de Dios Ángel Muñoz de Morales Sánchez-Cano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.