27 Octubre 2016

 Junto con la Parroquia de Almadén se ha organizado la segunda marcha al lugar del martirio en el Km 16 de la carretera a Agudo. Se celebrará el sábado 5 de noviembre y la salida, desde la Parroquia de Almadén está prevista para las nueve de la mañana de ese día. En archivo anexo está el anuncio de la convocatoria que contiene datos de interés  para quienes deseen hacer  la marcha-peregrinación.
– Don Francisco del Campo Real, Delegado de la Diócesis de Ciudad Real para la Causa de los Santos, o sea, responsable de la preparación y administración de la Causa de Beatificación de nuestro Mártir y de los otros 99 mártires de la Diócesis de Ciudad Real, ha escrito un artículo en la revista dominical Diocesana » Con vosotros» que por su interés reproducimos, por lo que representa de esperanza añadida al deseo de todos de que nuestros mártires sean glorificados e inscritos como Beatos en el libro de los Santos de la Iglesia. Este es el texto:

«LA IGLESIA DE CIUDAD REAL Y SUS MARTIRES

Nos preguntamos: ¿Es aún la hora de los santos y mártires, en un momento de indiferencia religiosa, en una época que calla sobre Dios, en los años de la «noche ética»? La respuesta más sensata es que precisamente hoy Ciudad Rea es Iglesia de santos y de mártires.

Gran noticia es la carta fechada el 20 de julio de 2016 por la que la Santa Sede ha comunicado que NADA OBSTApara que se pueda realizar la Causa de beatificación o Declaración de martirio de los siervos de Dios Antonio Martínez Jiménez, sacerdote diocesano y 99 compañeros (75 sacerdotes, una religiosa Franciscana de la Purísima Concepción y 24 laicos), asesinados por odio a la fe, en los años1936- 1939. Rasgos comunes de estos fieles cristianos: fueron hombres y mujeres de fe y oración, particularmente centrados en la Eucaristía y en la devoción a la Santísima Virgen; por ello, mientras les fue posible, incluso en el cautiverio, participaban en la Santa Misa, comulgaban e invocaban a María con el rezo del Rosario; eran apóstoles y fueron valientes cuando tuvieron que confesar su condición de creyentes; disponibles para confortar y sostener a sus compañeros de prisión; rechazaron las propuestasque significaban minusvalorar o renunciar a su identidad cristiana; fueron fuertes cuando eran maltratados; perdonarona sus verdugos y rezaron por ellos; a la hora del sacrificio, mostraron serenidad y profunda paz, alabaron a Dios y proclamaron a Cristo como el único SeñorLa Comisión de Peritos que en todo momento acepta la decisión de la Congregación de los Santos manifiesta que este grupo podría ser tenido como signo de esperanza, testigos de Dios y de la humanidad nueva para las generaciones presentes y venideras.»

Un cordial saludo para todos

8 noviembre 2016

«Con vosotros» es una revista dominical que publica la Diócesis de Ciudad Real. Éste que se adjunta es el número del domingo 6 de noviembre y viene casi íntegramente dedicado a los Mártires españoles del siglo XX, cuya memoria litúrgica se hacía ese día. Destaca en su portada la dedicación »   La Iglesia de Ciudad Real y sus Mártires» y el artículo que glosa ese título que firma Don Francisco del Campo Real, Delegado para la Causa de los Santos de la Diócesis. Otros artículos, de diferentes firmas comentan ese memorial. Pero tenemos que destacar  la entrevista realizada a Teresa Muñoz de Morales Román, conocida y querida por todos nosotros ya que es  sobrina del Mártir Siervo de Dios Ángel Muñoz de Morales Sánchez-Cano, miembro de la Junta Directiva de la «Asociación de Amigos de Ángel de Almadén». . Para leer la revista basta pinchar en el enlace
https://goo.gl/jO6U9I
Un cordial saludo a todos.

«Con Vosotros»

Contiene la entrevista a Teresa Muñoz de Morales. La revista es de noviembre de 2016

«Con vosotros» es una revista dominical que publica la Diócesis de Ciudad Real. Éste que se adjunta es el número del domingo 6 de noviembre y viene casi íntegramente dedicado a los Mártires españoles del siglo XX, cuya memoria litúrgica se hacía ese día. Destaca en su portada la dedicación »   La Iglesia de Ciudad Real y sus Mártires» y el artículo que glosa ese título que firma Don Francisco del Campo Real, Delegado para la Causa de los Santos de la Diócesis. Otros artículos, de diferentes firmas comentan ese memorial. Pero tenemos que destacar  la entrevista realizada a Teresa Muñoz de Morales Román, conocida y querida por todos nosotros ya que es  sobrina del Mártir Siervo de Dios Ángel Muñoz de Morales Sánchez-Cano, miembro de la Junta Directiva de la «Asociación de Amigos de Ángel de Almadén». . Para leer la revista basta pinchar en el enlace
https://goo.gl/jO6U9I

6 de noviembre de 2014

El 6 de noviembre la Iglesia recordará a los Mártires del siglo XX en España. Con ese motivo y para honrar la memoria de todos ellos y con sentido didáctico Don Francisco del Campo Real, Delegado Diocesano para la Causa de los Santos en la Diócesis de Ciudad Real,  ha escrito una serie de artículos que van a ser publicados bajo el título genérico de «MÁRTIRES». Hoy se inicia la serie que honra nuestro blogg con el que sigue a continuación.

     Los mártires forman parte del paisaje cristiano desde el inicio de la Iglesia. Ellos constituyen lo más preciado y fundante de la historia primitiva y de los siglos siguientes hasta nuestros días. Constituyen el ejemplo más representativo de la fidelidad y del testimonio de los creyentes. Nuestros altares se levantan sobre sus reliquias y nuestra apología los presenta con orgullo en sus primera páginas.

      Es verdad que, a menudo, el martirio puede parecer ambiguo por alguna de sus partes. Resulta claro que los mártires mueren por confesar a Cristo o por no renegar de él, pero no siempre  nos son tan evidentes las motivaciones de los verdugos. El odio a Dios, presente en la definición del martirio, admite variantes, aunque no siempre son contrapuestas, ya que la incomprensión del elemento religioso está casi siempre presente.

      Naturalmente, la glorificación posterior del mártir suscita el rechazo de quienes se sitúan al otro lado de la orilla. Ya la muerte de Cristo suscitó la llamada cuestión judía y otro tanto ha sucedido con los muchos mártires que en la historia han sido. Allí donde hay mártires ha habido verdugos y la celebración parece redundar en su desdoro. ¿Ha dejado alguna vez la comunidad creyente de venerar a sus testigos más cualificados por temor a desagradar o dificultar la reconciliación?, ¿No se trata más bien de un problema falso?

      Cuando se habla de persecución religiosa nos referimos a la que sufrió la Iglesia Católica en toda España, y en concreto en la diócesis de Ciudad Real, desde el 18 de julio de 1936 hasta el 31 de marzo de 1939, en el contexto de la guerra civil, en el territorio republicano, llamado también zona roja. Se prescinde, por consiguiente de las acciones represivas de tipo político y social de ambas zonas, porque estas no tuvieron carácter antirreligioso, aunque pusieron en evidencia la violencia de la lucha fratricida.

     Al hablar de víctimas no se alude a los caídos en operaciones militares ni a los asesinados por motivos políticos, sino a los que entregaron sus vidas por amor a Dios y sólo por este motivo.

      Por ello, se hablaba ya entonces de martirio y de mártires. Pero este apelativo sólo puede darse, de momento, a los que han recibido el reconocimiento oficial de la Iglesia. A todos los demás se les aplica de modo impropio. No todos los que entregaron sus vidas durante la persecución religiosa pueden llamarse mártires, ni todos los que han muerto por la fe han recibido el reconocimiento oficial del culto litúrgico, reservado solamente a los que han obtenido la sanción solemne de la Iglesia, tras un complejo proceso en el que se demuestra la existencia de los elementos teológicos esenciales del martirio: que la víctima sea cristiano, que muera «in odium fidei» (odio a la fe), que acepte las torturas y la muerte por amor a Dios y fidelidad a Cristo, virtudes que se manifiestan además en el perdón explícito a los asesinos y en la oración por ellos, a imitación de Cristo en la cruz. Para verificar estos datos, la Iglesia instruye un minucioso análisis con severas normas que permiten recoger testimonios orales y escritos, todos ellos auténticos, hasta apurar la verdad de los hechos.

     Todos los caídos de la guerra y los que sufrieron la represión en ambos bandos por la defensa de unos ideales políticos y sociales merecen el máximo respeto y son recordados como héroes y modelos a imitar por quienes siguen semejantes ideologías, pero no deben ser equiparados a quienes dieron sus vidas por motivos exclusivamente religiosos, es decir, sólo por amor a Dios.

                                                                         ,-o-O-o-.

Don Francisco y la Causa de los mártires del siglo XX en Ciudad Real

9 de diciembre de 2014

Don Francisco del Campo Real, Delegado para la Causa de los Santos en la Diócesis de Ciudad Real sufrió, va a hacer pronto un año, una delicadísima y peligrosa  operación quirúrgica  . Afortunadamente, gracias a Dios y a la intercesión de «sus» mártires, se encuentra ya en la fase final de su recuperación y ha tenido el gesto de que una de sus primeras salidas lo haya sido para enterarse del estado en que se encuentra la Causa de los mártires entre los que se encuentra nuestro «amigo» el Siervo de Dios Ángel Muñoz de Morales. He aquí lo que a ese propósito escribió el pasado día 5 para todos los «amigos» de la Asociación:
«Queridos amigos: Esta mañana he estado en el Obispado de Ciudad Real y he visitado al Ilmo.Sr. Don Bernardo Torres, Vicario Judicial y Juez Delegado en la Causa de Canonización de nuestros mártires de la Diócesis de Ciudad Real para interesarme como Delegado Diocesano para la Causa de los Santos por las últimas gestiones llevadas a cabo en esta semana. D. Bernardo ha sido recibido por la autoridad competente de la Congregación y me ha manifestado que «nuestra causa» integrada por CIEN  mártires de los que se posee ha enviado la documentación precisa según la legislación vigente sigue su curso normal y se espera pronta notificación oficial para  subsanar, si fuere preciso, lo que nos indiquen y llevar a cabo la presentación de la POSITIO.  Aprovecho para agradecer a cuantos habéis rezado por mi recuperación con palabras de  Santa Teresa de Ávila: «Andan ya las cosas del servicio de Dios tan flacas, que es menester hacerse espaldas unos a otros los que le sirven para ir adelante… es menester buscar compañía para defenderse… y crece la caridad con ser comunicada» (Vida, cap.7,22).El Adviento es un tiempo fuerte de oración: tiempo para hacer plegaria de petición, y sobre todo, oración de profesión de fe. Tiempo de ver y de creer. Ejemplo nos dieron nuestros mártires. Con todo cariño, os deseo Feliz Navidad. Francisco del Campo RealDelegado Diocesano de las Causas de los Santos».
Dos importantes noticias en un solo escrito: el que Don Francisco retome de nuevo su actividad ministerial así como la de la  importante Delegación que ocupa dentro del gobierno de la Diócesis y que nuestro mártir, el Padre Ángel, se encuentre un poquito más cerca de su glorificación. No podíamos recibir «regalos» más importantes en estas fechas. Estamos «espaldas con espaldas unos a otros que nos sirven para ir adelante»….dando gracias a Dios por los importantes beneficios que nos concede y que nos animan a seguir adelante Gracias Don Francisco. Laus Deo.  

Shema, recordando al Padre Ángel ( IV )

DIALOGO FICTICIO DEL PADRE ÁNGEL CON SU EJECUTOR

Así que eres un parásito, una sanguijuela, bueno, un cura que para el caso es lo mismo. ¿Disfrutas siendo “opio del pueblo” camarada cura? ¿Te regodeas dando sibilinos y lascivos consejitos a jovencitas, casadas y viudas? ¡Venga, camarada cura, cuéntame algo de lo que esas beatas te cuentan! Seguro que tú siendo tan jovencito y con esa carita de… ¡Ya me entiendes! Seguro que te decían que de pensamiento te comían. Jaja… ¿A que sí, camarada cura?

El padre Ángel no respondía. Su mirada no era brusca, ni daba señales de miedo o nerviosismo. Más parecía estar escuchando a alguien que estaba confesándose que a alguien que con burlas y sofisticada picardía le estuviese acusando de parásito y sanguijuela.

  • Tú como todos los curas odias a la República, ¿no es cierto?
  • Dios me pide que ame, no que odie. Cristo es mi Maestro y me manda que ame a los demás como le amo a Él.
  • ¡Déjate de beaterías y responde! ¿Por qué odias a la República? ¿De qué partido eres?
  • Ya he dicho que no odio a nadie. Tampoco soy de ningún partido. ¡Soy sólo de Cristo! Los cristianos siempre estamos a favor de los que aman y no odian.
  • Y la República, ¿ama u odia?
  • Usted que milita en un partido y se declara republicano lo sabrá mejor que yo. Yo respeto cualquier gobierno legalmente establecido que respete a todas las personas, sea o no de su ideología, como la Iglesia respeta a los que no son creyentes.
  • ¡Tú eres un agente fascista! A los parásitos y… hay que aplastarlos como a las cucarachas. Te voy a dar un consejo, camarada cura. Creo que si quieres salvar la vida deberías colgar la sotana, renegar de la religión, coger un fusil e ir al frente a luchar como un buen ciudadano.
  • ¿Me pides que sea un apóstata, un traidor a lo prometido a Cristo? ¿Te fiarías de un traidor?
  • Según tengo entendido, entre la panda de tu Jesús, hubo un traidor, ¿no?
  • Sí, fue judas, que terminó ahorcándose.
  • Pero tú puedes renegar de la religión y ser listo. Salvas la vida, te buscas una mujer y vives como dios, jaja.
  • En la Tierra, hoy por hoy, no está el Paraíso. Mi felicidad es y está en ser un buen sacerdote.
  • ¿Y qué es ser un buen sacerdote, como tú dices?
  • Poner las palabras de Cristo en los corazones de las personas. Administrar los sacramentos que son encuentros con Cristo. Enseñar a los niños que el amor es lo mejor, es el cimiento de convivencia y progreso.
  • ¡Vaya con el cura camarada, tiene buen pico! Pero vosotros sois agentes de los explotadores ricos, que con bonitas palabras hacéis mansos a los trabajadores. ¡Sois puros manipuladores! El progreso es que todas las personas seamos iguales, ninguna por encima de otra.
  • Tú estás por encima de mí. Por orden tuya estoy detenido. ¿Dónde está la igualdad? Si fuéramos iguales ni tú mandarías como mandan los poderosos y ricos, ni yo estaría aquí humillado como un pobre que aguanta las impertinencias de su amo o capataz por miedo a perder el pan de sus hijos.
  • ¿Te sientes humillado por un par de os… que has recibido? ¿Te gustaría devolvérmelas?
  • Jesucristo dice: “No devuelvas mal por mal, y a quien te pegue en una mejilla preséntale la otra”.
  • Jaja… pues tú no me has presentado la otra… Jaja a la segunda que te he dado… has caído al suelo como un pelele. ¡Qué es lo que eres, un pelele!

¡Vosotros, llevaros a este fascista de mierda al calabozo! Mañana continuaré con él.

  • ¿Sigues en la cerrazón de seguir en la superstición religiosa o colgarás esa sotana? ¡Has tenido horas para recapacitar!
  • “Dijo Satanás a Jesús: Todos estos reinos te daré si me adoras”, pero el Señor no le adoró. Fue fiel a la misión que Dios le había encomendado. El Señor me indica el camino que yo he de recorrer.
  • Jaja… ¡Me comparas con Satanás! Jaja… ¡Yo soy más que Satanás! Pues él no pudo hacer nada con ese tal Jesús, pero yo sí puedo pisarte como asquerosa cucaracha- Desde humillarte hasta pegarte un tiro entre las cejas.
  • A fuego de amor divino grabó Jesucristo en mi corazón el día de mi ordenación mi fidelidad a Él, y con su ayuda le seré fiel.

Aunque usted decía ayer que ahora todos somos iguales y me llama camarada, nada de eso es verdad. Usted se siente superior a mí, con poder para maltratarme y quitarme la vida. ¿Quién le ha dado ese poder? ¿Unas ideas? ¿Un hombre como usted? Yo soy sacerdote y si perdono pecados es en nombre y poder de Cristo Sumo y eterno Sacerdote. ¡Sólo Dios tiene poder sobre todo hombre, sobre cualquier hombre!

  • Y si yo me lío a os.. contigo ahora mismo ¿qué hará tu Dios por ti o como me va a castigar por eso a mí?
  • Dios ama, no castiga. Usted mismo se auto-castigará mientras viva, soñando y recordando que abofeteó, humilló, asesinó a hombres inocentes. Le sucederá como cuando nos golpeamos. Al principio, en caliente, no sentimos nada, pero luego…
  • Jaja… ¿Crees que tendré remordimientos por limpiar la sociedad de fascistas? ¡Los miembros podridos hay que amputarlos! Es por el bien del resto del cuerpo.
  • Y los miembros podridos son todos los que no piensan como usted. Y si mañana mandan otros de ideas distintas a las de usted, ¿estarán en su derecho, siguiendo su ejemplo, de considerarlos miembros podridos que hay que eliminar? El más fuerte no es el que ejerce la violencia o tiene el poder de las armas, sino el que más ama y da ejemplo de convivencia pacífica.

La grandeza de una persona está en sus obras. Las flores exhalan su perfume a todos los hombres sin reclamar nada. Quien pretende construir para sí mismo, es un egoísta. Yo no soy sacerdote para mí, ni por ambición alguna, ni siquiera para mi salvación. ¿Qué soy yo sin la gracia divina? Nada. ¿Puedo salvarme yo sin ofrecer a los demás un ejemplo y un camino de salvación? No. ¿De dónde cojo yo el ejemplo y el camino de Salvación? De Jesucristo.

Tarde o temprano, todos, creyentes y ateos, de todas las ideologías, estaremos frente al Señor y cada persona examinará ante Él qué ha hecho con su vida y qué hemos hecho con la vida de los demás. Dios mirará nuestra vida, la contemplará con ojos de Padre, ante los pecados personales, su indulgencia será infinita, pero, pero, ¿qué sucederá con el mal que hemos infligido a los demás, a los inocentes, sabiendo que lo son? ¿Qué hará Dios ante el clamor de esos inocentes que pidan justicia?

  • Jaja… ¡Iremos al infierno! Ahórrate tus cuentecitos. El infierno son las desigualdades sociales, desigualdades de toda índole.
  • Usted está desayunando muy bien, yo llevo sin comer un día y una noche por mandato de usted. ¿Es a esto a lo que usted llama infierno? ¿Yo soy la víctima inocente y usted el verdugo injusto?
  • ¿También por esto tu Dios me castigará? Si te pego un tiro, cuando yo muera y esté ante el hechicero a quien tú llamas Dios, ¿le pedirás justicia? ¿Le pedirás que me haga sufrir por todo lo malo que yo haya hecho?
  • Nadie que va al cielo reclama justicia. El gozo de estar con Dios es tan inmenso que se considera infinitamente compensado por todo lo sufrido. La justicia del Cielo es el amor. Si usted en algún momento me pega un tiro, mis últimos pensamientos será decirle a Dios, como Cristo nos enseñó desde la Cruz, “perdónalo”, yo lo perdono.
  • El catolicismo será barrido de la tierra.
  • Eso es lo que pensaron al crucificar a Cristo: “Dándole muerte todo terminará”, pero Cristo sigue presente después de casi dos mil años. Su promesa es que acompañará a sus discípulos hasta la consumación del mundo.
  • ¡Llevároslo al calabozo, me está jodiendo el desayuno! ¡Hay que terminar con todos los curas!
  • Usted representa el papel que han escrito otros.
  • ¿Y los curas no?
  • Los curas, como los buenos cristianos, intentamos vivir la vida que Dios ha pensado para cada uno de nosotros. No somos actores ni nos ajustamos a ningún guion que haya escrito ningún hombre, ningún partido, ninguna ideología.
  • Aun habiendo salido de las manos de Dios, aun siendo criaturas suyas, gozamos de total libertad, de tal libertad que le podemos injuriar miles de veces, rechazarle, revelarnos contra Él y al mínimo arrepentimiento Él viene y nos abraza como si saliéramos de nuevas de sus manos. ¿Usted, su partido, son así de indulgentes? ¿Dan esa libertad a sus camaradas? Dios quiere hijos, no súbditos y un padre siempre quiere lo mejor para sus hijos y siempre termina perdonándolos. ¡Donde no hay libertad no hay amor y sí esclavitud!
  • ¡Los sacrificios de hoy son necesarios para la sociedad justa de mañana!
  • Vaya, nos acusan a los curas de que engañamos predicando que los sacrificios y padecimientos que sufrimos en la tierra nos lo compensará Dios en el Cielo y resulta que usted dice lo mismo con el agravante de que los que se sacrifica aquí en la tierra hoy no gozarán nada en el futuro, porque no creen en la Vida Eterna y si algunos les dice que él no quiere sacrificarse por los que gozarán de sus sacrificios dentro de 20 o 40 años, ¿los fusilan? Los curas ofrecemos la vida eterna a los que se esfuerzan aquí en la tierra por hacer un mundo mejor, usted no les ofrece nada.
  • ¡La vida eterna es una quimera! ¡Es una farsa! ¿Qué muerto ha venido a decir que es verdad?
  • Jesucristo resucitó. Pero, aun rechazándolo, ¿quién les garantiza a los que ahora se sacrifican en pro de una sociedad diseñada por ustedes, que eso será verdad en el futuro? Si usted no cree en lo que pasó en el pasado teniendo documentos que lo acreditan, ¿cómo puede creer lo que será en el futuro? El pasado está escrito, el futuro está por escribir. ¿No creen en el Paraíso creado por ¨Dios, no creen en lo predicado y hecho por Jesucristo que se ofreció para salvarnos; y creen en un paraíso que ustedes van a crear humillando y asesinando? Los paraísos se crean amando, no matando.
  • ¡Los paraísos se crean arrancando de cuajo, de raíz, la mala hierba! ¡Y los curas son de la peor clase!
  • ¡Ustedes el trigo y nosotros la cizaña! Jesús dijo a los suyos que las dejaran crecer juntas, que ya llegaría el juicio final, tiempo de separarlos. ¿Qué hombre puede decir, sin error, qué hombres son trigo y qué hombres son cizaña? Para usted son cizaña los que no piensan como usted piensa. Para ellos la cizaña es usted. ¿Tienen derecho a asesinarlo?
  • Ustedes no han hecho nada por la sociedad. Hay hambre mientras otros no tiene para comer. ¿Le parece justo?
  • Me parece tan injusto como puede parecerle a usted o quizás más.
  • ¿Por qué más?
  • Porque en los que sufren y pasan hambre yo veo además de una persona, a Cristo sufriendo y pasando hambre y usted sólo v e a un hombre. Yo veo las dos caras de cada persona, usted sólo ve una. Yo lanzo mensajes evangélicos de paz, dignidad y de amor; usted, con pistola en mano, lanza mítines y eslóganes con palabras que son ácido corrosivo.
  • Me observa usted igual que un ave carroñera lo haría con su presa. ¿Crees que me vas a doblegar por tu mirada amenazante? Los hombres pueden matar el Cuerpo, pero no el alma.  Todo el hombre entero es de Dios, pero el alma en especial. Psicológico y físicamente me podrás arruinar, triturar como lo hace la piedra del molino con la aceituna, pero mi fidelidad a Cristo… “¡Todo lo puedo en Aquel que me conforta!”
  • ¿Te sientes ave apresada por mí? No me importa que me llames “ave carroñera” con tal que pueda limpiar la sociedad de aves-curas.

Y sin más descargó un puñetazo sobre la mejilla izquierda del Padre Ángel, a la vez que decía con sorna:

  • ¡Se valiente y ofréceselo a tu Dios!

El Padre Ángel le miró con tierna tristeza y de sus ojos salían lágrimas. El ave carroñera picoteaba a su presa como los buitres picotean al ave caída y herida.

  • Ya ha empezado usted asesinarme.
  • ¡Qué lástima! Podrías ser un buen camarada si colgaras la sotana y te liberases del opio religioso que te metieron en el seminario.
  • ¿Liberarme? Me siento libre. ¿Quiere que me apartarte de Dios, de Cristo, de la Iglesia… para esclavizarme con una ideología que para imponerse asesina?
  • ¡Vas a morir en un par de horas!
  • ¡Lo sé! Pero no le temo a la muerte. Amo la vida, soy joven, no soy santo, no me vais a dejar tiempo para serlo. Pero moriré, con la gracia de Dios, sin amargura y espero que perdonando como Cristo.

La vida es hermosa, pero… a veces es como esas pompas de jabón, que se revientan y se convierten en diminutas formas deslumbrantes, como arco iris en diminuto.

Le pido a Dios que os perdone pues el mío ya lo tenéis de todo corazón.

Y en voz baja comenzó a recitar:

Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa bondad lava mis culpas… Hazme sentir el gozo y la alegría, y exultarán mis huesos quebrantados…

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, renuévame por dentro con un espíritu inquebrantable; Líbrame de la  muerte eterna, Dios, Salvador mío…

Y antes de recibir los disparos, sus labios seguían recitando salmos:

“Qué alegría cuando me dijeron,

vamos a la casa del Señor.

Ya están pisando nuestros pies,

tus umbrales, Jerusalén…”


.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.–.-.-

Shemá, recordando al Padre Ángel, ( III )

Dios nunca calla ¡Necios los que lo hayan dicho! Dios nunca calla, su comunicación es continua con el Mundo. ¿No lo veis y escuchéis en el martirio de sus hijos? ¿No lo ves y escucháis en el morir amando a sus asesinos de cientos de miles, mujeres, hombres, ancianos y hasta niños simplemente por ser testigos de Cristo?

Dios nunca calla ¡Aunque callen muchos de sus hijos! Y si todos callasen, “hablarían las piedras” como en la entrada en Jerusalén, dijo el mismo Cristo. ¡Quien silencia a un mártir, está silenciando a Cristo! Cualquier persona que es torturada, asesinada por ser testigo de Cristo, es un regalo valiosísimo que Dios hace a todos los hombres, creyentes y ateos, pues todos son sus hijos.

Dios nunca calla. ¡Escuchad más con el corazón que con los oídos! ¿No llega a vosotros el eco de los mártires que mueren perdonando a sus asesinos? La Iglesia sigue y camina sobre las huellas de Cristo. Y todo mártir es una huella de Cristo, y todo cristiano un actualizador, un altavoz, de los mártires, ejemplos fieles del Gran Mártir que fue y es Cristo.

Dios nunca calla. ¿No escucháis, pueblo de Almadén, a vuestro sacerdote Ángel, que antes, durante y después de su martirio, os ofrece su amor de pastor y su protección de Ángel y custodio? Ángel, mártir por ser Sacerdote y fiel a Cristo, sigue por las calles de Almadén, pueblo que él tanto quería, susurrando en los corazones de sus habitantes, que amen a Dios y a sus prójimos como Cristo a sus discípulos pedía, y sigue pidiendo hoy a los que escuchan el Evangelio y participan en la Eucaristía.

Dios nunca calla. ¡Escuchad, que el Sacerdote Ángel, por boca de otros nos habla! ¡Escuchad y decid con él!

Padre, me pongo en tus manos, haz de mí lo que quieras, sea lo que sea, te doy la gracias. Estoy dispuesto a todo con tal que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas. No deseo nada más, Padre. 4Te encomiendo mi alma, te la entrego con todo el amor de que soy capaz, porque te amo y necesito darme, ponerme en tus manos sin medida, con una infinita confianza, porque Tú eres mi Padre

0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.