21 de enero de 2023

Amigos y seguidores del mártir Ángel de Almacén, en estos mismos días del año 1934, hace ahora 89 años,  Ángel Muñoz de Morales, ordenado Sacerdote desde el 24 de diciembre anterior, conocería ya su destino  en la Parroquia de Almadén para ejercer su sagrado ministerio. Llevaba ya un par de semanas ocupado con su madre en desocupar la vivienda familiar en la calle de Toledo en Ciudad Real y preparando el traslado a la nueva en Almadén en la calle de Cervantes. El Padre Ángel iba destinado a la Parroquia de Almadén como Coadjutor y había sido recibido por el Párroco y los pocos feligreses que habían tenido la oportunidad de conocerle en aquella su visita de presentación con viva simpatía por la juventud  y entrega a su misión que delataba su  figura. No había cumplido 23 años de edad. Almadén era un pueblo esencialmente minero cuyo ambiente social en aquellos días comenzaba ya a radicalizarse. Nada hacía prever, sin embargo, la tragedia que solo dos años más tarde iba a producirse y que terminaría con la vida del Padre Ángel, cuando en las primeras horas del 21 de septiembre de 1936 sería fusilado en la cuneta de una carretera solo por el odio que sentían a todo lo que representaba aquel sencillo sacerdote, que murió perdonando a quienes así procedían. El furor asesino que se extendió en aquellos meses de 1936 hizo que al igual que Ángel otros 75 sacerdotes diocesanos de Ciudad Real, una monja consagrada y 24 laicos fueran también muertos violentamente. Ángel y sus 99 compañeros mártires forman una Causa de Beatificación que está en Roma donde se estudia su Beatificación. Los Amigos y seguidores de Ángel en este piadoso recuerdo de su martirio imploran al Señor que no permita jamás otra explosión de  odio  como la de entonces y que aquellos mártires sean en breve beatificados y puedan recibir el culto público que su gesta merece.Amigos, un cordial saludo en el recuerdo al Padre Ángel y los 99 mártires de la Diócesis de Ciudad Real